Niño

Existen frases sumamente tóxicas que los padres decimos a los hijos sin darnos cuenta del daño que producen.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, sin embargo, las frases que decimos impactan de manera profunda en quien las escucha. Sobre todo si el interlocutor es un menor y ademas es nuestro hijo.

Si tuviéramos que comprobar las consecuencias que tienen las palabras en la formación de un ser humano, basta con recurrir a los recuerdos de la infancia: Todos, de alguna u otra forma, tenemos grabadas algunas palabras de nuestros padres.

Dado que ser padre no es algo que se aprende de la noche a la mañana, es preciso estar atentos a las palabras que decimos.

Así que cuidado con estas frases que además de ser tóxicas, ingresan a la lista de maltrato infantil.

Frases tóxicas

  • “¿Por qué no eres como tu hermano?” – Esta es una de las frases más utilizadas por los padres que tienen varios hijos y suele causar mucho daño.
  • “Eso que piensas es una estupidez” – Cuando somos niños, los pensamientos catalogados como “estupidez” fomentan inseguridades. Además, el menor puede entender que nada de lo que diga tiene valor.
  • Otras frases que también son tóxicas pueden ser: “dejé mi vida por cuidarte”; “te amo, pero…”; “ahora entiendo porque te tratan como tonto”; etc.

Estas y otras tantas más, son frases que largamos a la ligera, sin pensar en el daño que hacemos.