Arte fluido

Por accidente, en 1930 surgió el arte fluido, la técnica de pintura cuyas obras provocan satisfacción extrema en las redes sociales.

El arte fluido, llamado también pouring o pintura fluida, es una técnica dentro del arte abstracto.

Se caracteriza por la combinación de pinturas acrílicas que al combinarse producen una reacción química caprichosa.

El pintor David Alfaro Siquerios la descubrió por accidente en 1930.

A partir de ahí, el taller experimental de Siqueiros en Nueva York se dedicó a desentrañar los misterios de la reacción química entre pigmentos.

Al fusionarse, las distintas densidades y pesos de los acrílicos producen distintas comportamientos en la tinta.

Así, mientras algunos se hunden, otros flotan o se mezclan formando siluetas y los típicos círculos de color.

Un ejemplo claro de la técnica pulida de pouring es el trabajo pictórico de Jackson Pollock.

El artista quedó tan fascinado con la propuesta que Siqueiros llamó Accidental paint que se inscribió en el taller experimental.

Ahí aprendió los secretos del arte fluido que posteriormente plasmó en sus obras.

Otras técnicas que confluyen en esta propuesta es el chorreado y salpicado, ambas practicadas en la pintura abstracta.

Dentro de las redes sociales, el arte fluido proporciona un ingrediente satisfactor inevitable.

Muestra de ello tenemos los videos de la artista Nikki que se reproducen sin cesar.

Lenguaje