Ecuador

En un día, tres botines simultáneos ocurridos en distintas cárceles de Ecuador dejan al menos 75 muertos y varios heridos.

Consecuencia de una crisis carcelaria, Ecuador enfrenta violentos amotinamientos ocurridos en tres complejos carcelarios.

En un comunicado, el presidente del país, Lenin Moreno, adjudicó lo sucedido al ataque de organizaciones criminales.

De cuerdo al análisis que realiza el gobierno, se trata de un golpe orquestado de manera simultánea a las cárceles del país.

Moreno dio la orden a la policía para usar la fuerza y retomar el control de las cárceles.

Según los datos oficiales reportados, son 75 las personas muertas y algunos heridos que fueron trasladados al servicio de emergencia.

Los ataques fueron perpetrados en las cárceles ubicadas en las provincias de Guayas, Cotopaxi y Azuay.

También trascendió que los enfrentamientos se originaron por la disputa de poder de dos facciones de presos.

La chispa que encendió la pólvora es el asesinato del cabecilla de una de las facciones.

Otra de las causas que se suman al germen de la revuelta es el control a una de las cárceles realizado un día antes.

Las autoridades entienden que los disturbios son en realidad una respuesta rebelde en rechazo al control.

La totalidad de los fallecidos se corresponde a presos que cumplían condena y entre los heridos se encuentran algunos efectivos de seguridad.

Por el momento se desconoce el nombre de los fallecidos y mayores precisiones sobre la situación en los centros penitenciarios afectados.