Una cámara de fotos hecha con tela de araña para fotografiar el cuerpo humano por dentro está revolucionando el mundo entero.

Un invento que promete avances en el registro de imágenes del cuerpo desde adentro.

Las telarañas son hilos de seda naturales fabricados por arácnidos que poseen gran resistencia, superior incluso al acero.

Son también superiores a las fibras sintéticas ya que pueden utilizarse dentro del cuerpo sin riesgo a la toxicidad.

Considerando sus virtudes, investigadores de universidades de Taiwan iniciaron un proyecto para crear lentes ópticos.

La idea es capturar imágenes de alta resolución de la estructura de los tejidos biológicos.

Los resultados de este invento se publicaron en la revista Journal of Applied Physics.

Ahí se describe el uso de la seda dragalina en aplicaciones biofotónicas.

La seda dragalina está compuesta por hilos flexibles y resistentes a la tracción.

El animal que la produce es una araña llamada Pholcus phalangioides, comunmente conocida como “de patas largas”.

La telaraña obtenida se mezcla con resina transparente y la estructura resultante se somete a un horno ultravioleta.

Lentes micrométricas, parecidas en tamaño a un glóbulo rojo, es el resultado.

Así, las lentes combinadas con un láser logran producir imágenes de alta resolución.

Musgo