ONU

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) propuso a los países de la región establecer un Ingreso Básico de Emergencia (IBE) por un plazo de seis meses a aquellas personas en situación de pobreza.

De acuerdo a la secretaria ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena, este instrumento económico debería alcanzar un monto que permita a cada beneficiario acceder a la canasta básica de alimentos y demás necesidades. De ser utilizado, el número de beneficiarios llegaría a los 215 millones, cantidad correspondiente al 34,7 de la población regional, de acuerdo a datos proporcionados por el mismo organismo.

En una videoconferencia con 210 representantes de la región, Bárcena comentó que esta propuesta apunta a “lograr un estado de bienestar con base en un nuevo pacto fiscal y productivo, así como sistemas de protección social universal”. La CEPAL estima para el 2020 una caída económica del 5,3% en todos los países latinoamericanos, la destrucción de alrededor de 12 millones de puestos de trabajo, y más de 30 millones de nuevos pobres. Ante estas cifras, el organismo dependiente de las Naciones Unidas decidió proponer la creación del IBE.