Explosión

Las explosiones ocurridas en el puerto de Beirut registran por el momento a más de 100 muertos, 4.000 heridos y un duelo devastador.

La capital libanesa, declarada ciudad “siniestrada”, se despertó conmocionada tras estas explosiones.

La potencia fue registrada por los sensores del Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS) como un terremoto de magnitud 3,3.

Con una onda de choque que se sintió hasta en la isla de Chipre, a más de 200 kilómetros de distancia

En el epicentro de la explosión, el panorama seguía siendo apocalíptico.

Los contenedores parecen latas de conserva retorcidas, los coches están calcinados, el suelo, alfombrado de maletas y papeles que salieron disparados de las oficinas cercanas.

“Hasta ahora, más de 4.000 personas han resultado heridas y más de 100 han perdido la vida. Nuestros equipos todavía están llevando a cabo operaciones de búsqueda y rescate en las áreas circundantes”.

Comunicado de la Cruz Roja

Varios cascos azules a bordo de un barco atracado en el puerto resultaron heridos graves, según la misión de la ONU en el Líbano.

Los socorristas, con la ayuda de guardias de seguridad, buscaron toda la noche a supervivientes o muertos bajo los escombros.

Por el momento el último saldo del ministerio de Salud es de 78 muertos y casi 4.000 heridos, pero podría aumentar durante el día.

Los hospitales de la capital, confrontados a la pandemia del nuevo coronavirus, están saturados.

Día de duelo nacional

El primer ministro, Hasan Diab, decretó para este miércoles un día de duelo nacional y prometió hallar a los responsables.

El gobierno apunta a un cargamento de nitrato de amonio almacenado “sin medidas de precaución” en el puerto.

“Es inadmisible que un cargamento de nitrato de amonio, estimado en 2.750 toneladas, se halle desde hace seis años en un almacén, sin medidas preventivas. Esto es inaceptable y no podemos permanecer en silencio sobre este tema”.

Declaración del Primer Ministro

Fuente: afp.com