La pandemia causó cambios insospechados en la naturaleza y en el caso de los elefantes de Kenia, un inesperado “baby boom”.

Los animales siempre nos sorprenden cuando alguna de sus conductas se modifican.

El efecto pandemia impactó de fondo en el planeta, modificando las relaciones de los seres que lo habitan.

Desde que apareció el covid, 140 crías nuevas de elefante nacieron en Kenia.

El lugar específico es el parque nacional Amboseli, ubicado al sur del país.

De acuerdo a información proporcionada por los proteccionistas, tres factores favorecen el incremento de los nacimientos.

La disminución drástica de la cantidad de turistas. Las abundantes lluvias. Condición física de las hembras.

Los paquidermos tienen ahora más alimento a su disposición y un ambiente tranquilo.

En situaciones como la experimentada en Kenia con los elefantes nos lleva a pensar en el impacto que ejercemos los humanos en el medioambiente.

Es curioso saber que los elefantes, al igual que los pandas, se estresan bajo determinadas condiciones.

El parque nacional Amboselli es una reserva natural fundada en 1974.

Ubicado cerca de Tanzania, el espectáculo natural que ofrece es impagable.

Esperamos que los animales, al igual que la naturaleza, puedan aprovechar el descanso que la circunstancia dispuso.