Perro

La ciencia confirma en recientes estudios que el período de la adolescencia es una etapa que también es difícil para los perros.

Intenta recordar esos años de la adolescencia que provocaban una revolución de estados de ánimo en cuestión de segundos.

Ahora intenta trasladar esa misma experiencia pero a la mascota de la familia.

Los perros son fieles compañeros que suelen adaptarse al estilo de vida del grupo familiar que lo acoge.

Si lo tenemos desde cachorro, recordaremos la infinidad de cosas que mordió, rompió y ensució.

Una vez superada esa etapa es cuando empieza un período de sosiego o al menos eso creíamos.

De acuerdo a recientes estudios realizados en las Universidades de Newcastle y de Nottingham, los perros también pasan por la adolescencia.

Incluso, no solamente pasan por ella sino que la padecen tanto o igual que los humanos.

Es a la edad de 8 meses cuando arranca la pubertad de los canes, etapa intermedia entre cachorro y adulto.

Este período se caracteriza por desobediencia a las órdenes e incremento de la vulnerabilidad.

Al ser menos manejables, los perros terminan abandonados o trasladados a perreras ya que sus dueños son incapaces de entrenarlos.

Entre los resultados que arrojaron los estudios, se observó la relación entre cuidador y perro durante la etapa estudiada.

Curiosamente, entre los animales y los cuidadores se establece la misma relación característica entre padres e hijos adolescentes.

Los perros con relaciones de apego indeciso hacia sus cuidadores buscan llamar la atención.

Ahora que sabemos lo difícil que es la adolescencia para nuestras mascotas, es importante practicar la tolerancia.

Un perro, al igual que un adolescente, necesita saber que emocionalmente cuenta con alguien en la vida.

Deje su respuesta aquí

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí