La Habana

Con el objetivo de impedir un rebrote del virus, La Habana declara el toque de queda en las calles que se prolongará por 15 días.

El gobierno cubano puso en marcha en la capital una serie de estrictas medidas por 15 días para acabar con la propagación de bajo nivel, pero persistente, de COVID-19.

Desde las siete de la noche hasta las cinco de la mañana no podrá circular ningún automóvil ni transeúnte por la ciudad, de acuerdo con las nuevas medidas dell gobierno.

Además, la urbe estará “cerrada” hacia otras provincias en cualquier horario y se instalarán puntos de control para evitar movimientos.

Un recorrido de The Associated Press autorizado por la capital mostró el acatamiento de la disposición y las desiertas avenidas de la ciudad, hogar de dos millones de personas.

Según las medidas en vigor, además, los comercios no pueden vender a personas que no sean vecinos de cada municipio —La Habana tiene 15— y deben operar sólo hasta las cuatro de la tarde.

También se volvió a limitar la asistencia de personas a los puestos de trabajo no esenciales, que habían comenzado a retornar con una relativa flexibilización en julio.

Los infractores recibirán multas de 3.000 pesos cubanos (unos 150 dólares) o se enfrentarán a los tribunales.

Varias sanciones se impusieron en las primeras horas del toque de queda, según medios noticiosos locales.

También se pararon miles de vehículos de la flota estatal en un país en el que los carros de las entidades son tan o mas numerosos que los de propiedad personal y sirven para mover a personas a centros de trabajo o realizar gestiones.

Mientras, se solicitó a los particulares evitar circular en el horario diurno.

Fuente: apnews.com

Paciente grave