La Rioja

Tras un brote de 14 casos confirmados, el gobierno de La Rioja decidió retroceder a la Fase 1 de la cuarentena social obligatoria.

El gobernador de La Rioja decidió el regreso a fase 1 de cuarentena de toda la provincia desde este jueves 9 de julio hasta el 27 del corriente mes.

Luego de la confirmación de 14 nuevos casos de coronavirus en La Rioja, el gobernador Ricardo Quintela decidió el regreso a fase 1 del aislamiento social, preventivo y obligatorio en toda la provincia desde las cero horas del jueves 9 de julio hasta las cero horas del 27.

El mandatario indicó que las personas deberán permanecer en su residencia habitual o en la que se encuentren a partir de las cero horas del jueves, debiéndose abstenerse de concurrir a sus lugares de trabajo. Tampoco podrán desplazarse por rutas, vías y espacios públicos, salvo para cuestiones indispensables como el aprovisionamiento de artículos de limpieza, medicamentos y alimentos. Con igual propósito, las fronteras de la provincia permanecerán cerradas.

Controles

“Se fortalecerán los controles del límite de la provincia: sólo podrán ingresar los transportes de carga; los que se quieran ir de la provincia, podrán irse, pero no podrán ingresar”, explicó.

También se suspenden los servicios de taxis y remises, cobranza de impuestos y servicios, la actividad registral nacional y provincial; así como las actividades recreativas, religiosas y deportivas; servicios profesionales y de oficios del hogar que fueron habilitadas recientemente.

Quedan exceptuadas del cumplimiento del “aislamiento social, preventivo y obligatorio” y de la prohibición de circular, las personas afectadas a las actividades y servicios declarados esenciales en la emergencia, debiendo limitarse su desplazamiento al estricto cumplimiento de esas actividades y servicios.

Integran este grupo: personal de salud, fuerzas de seguridad, Fuerzas Armadas, actividad migratoria, servicio meteorológico nacional, bomberos; autoridades superiores de los gobiernos nacional, provinciales, municipales y trabajadores convocados para garantizar actividades esenciales requeridas por las respectivas autoridades.

Otras excepciones

También personal de los servicios de Justicia de turno, conforme establezcan las autoridades competentes; el personal que se desempeña en los servicios de comunicación audiovisuales, radiales y gráficos; personas que deban asistir a otras con discapacidad, familiares que necesiten asistencia, a personas mayores, a niños, a niñas y a adolescentes; aquellas que deban atender una situación de fuerza mayor o las que estén afectadas a la realización de servicios funerarios, entierros y cremaciones (no estando autorizadas actividades que signifiquen reunión de personas) o a la atención de comedores escolares, comunitarios y merenderos.

Además, la excepción alcanza a supermercados mayoristas y minoristas y comercios minoristas de proximidad; farmacias; ferreterías; veterinarias; de provisión de garrafas; industrias de alimentación, su cadena productiva e insumos; de higiene personal y limpieza; de equipamiento médico, medicamentos, vacunas y otros insumos sanitarios.

A estas se suman actividades vinculadas con la producción, distribución y comercialización agropecuaria y de pesca; actividades de telecomunicaciones, Internet fija y móvil y servicios digitales; y actividades impostergables vinculadas con el comercio exterior.

Tampoco son alcanzados el servicio de recolección, transporte y tratamiento de residuos sólidos urbanos, peligrosos y patogénicos; el mantenimiento de los servicios básicos (agua, electricidad, gas, comunicaciones, etcétera) y atención de emergencias; el reparto a domicilio de alimentos, medicamentos, productos de higiene, de limpieza y otros insumos de necesidad; servicios postales y de distribución de paquetería; de vigilancia, limpieza y guardia.

Quintela solicitó “a los intendentes que tomen similares medidas” y enfatizó en que les pedirá “a todos los funcionarios que tengan que trasladarse de un lugar a otro del interior que no lo hagan a la Capital y viceversa”.

Por último, destacó que el sistema sanitario está fortalecido en la provincia. “No hay que alarmarse”, dijo.

Fuente: derf.com.ar

Tucumán