Humedad

Acudimos a la generación del 27 para rescatar la lenta humedad, uno de los poemas que mejor representa la obra de Vicente Aleixandre.

Dueño del estilo corto, Aleixandre se destaca por su marcada influencia surrealista depurada por el paso del tiempo.

Al poeta español también se le reconoce como digno representante de su generación.

Aleixandre recibió un Premio Nobel que pudo disfrutar pocos años antes de morir.

Su cercano coqueteo con la muerte desde edad temprana, sumado a un brillante talento para las letras, dieron como resultado la obra que conocemos.

Los analistas de su trabajo identifican en sus versos distintas obsesiones que lo inspiraban y, a veces, lo atormentaban.

Lenta humedad, cumple con esas dos aristas.

Lenta humedad

Sombra feliz del cabello
que se arrastra cuando el sol va a ponerse,
como juncos abiertos- es ya tarde;
fría humedad lasciva, casi polvo-.
Una ceniza delicada,
la secreta entraña del junco,
esa delicada sierpe sin veneno
cuya mirada verde no lastima.
Adiós. El sol ondea
sus casi rojos, sus casi verdes rayos.
Su tristeza como frente nimbada,
hunde. Frío, humedad; tierra a los labios.

Vicente Aleixandre