El Tribunal Constitucional polaco debate el derecho al aborto en un marco de población católica y de normas estrictas para la interrupción voluntaria del embarazo.

Los diputados del partido ultracatólico nacionalista en el poder desean suprimir el derecho al aborto en caso de malformación del feto, uno de los pocos motivos que autorizan a las mujeres a interrumpir el embarazo en este país de la Unión Europea (UE).

Muchas mujeres y organizaciones de derechos humanos protestaron contra los intentos legales de tornar más severas las normas, pero la pandemia del coronavirus complicó la organización de manifestaciones.

El Tribunal constitucional, reformado por el gobierno de Derecho y Justicia (PiS), y, según los detractores del gobierno, cuenta entre sus filas con jueces favorables a esta formación política.

La misión de este tribunal es garantizar que las leyes se adaptan a la constitución. Un visto bueno de su parte allanaría el camino para que los diputados aprueben la reforma de las normas sobre el aborto y las tornen más severas.

El presidente Andrzej Duda también se declaró en el pasado favorable a estas nuevas restricciones.

Restricciones

La decisión del tribunal puede restringir únicamente el derecho al aborto a los casos en los que hay peligro de muerte para la madre o el embarazo es resultado de una violación o un incesto.

La ONG Akcja Demokracja (Acción Democracia) indicó que había recogido 210.000 firmas contra estos cambios en la ley que la tornarán aún más severa.

Según cifras oficiales, Polonia, donde viven 38 millones de personas, registró en 2019 1.100 casos de interrupción voluntaria del embarazo y la mayoría de ellos fueron autorizados debido a una grave malformación del feto.

Según estas ONGs, el número de abortos clandestinos de mujeres polacas en el país o en clínicas extranjeras podría rozar los 200.000 por año.

A principios de año, la Comisaria para derechos humanos en el Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, advirtió a las autoridades polacas contra la aprobación de estas restricciones, que “afectarán seriamente a los derechos y seguridad de las mujeres del país”.

En 2016, un intento similar del PiS para reformar la ley sobre el aborto fue enterrado debido a las multitudinarias manifestaciones de mujeres.

Fuente: afp.com

Londres