Juan Schiaretti

Se llevó a cabo una conferencia en el Centro Cívico, cuyo eje central fue presentar un informe sobre la situación del Covid-19 en la Provincia de Córdoba.

El Gobernador Schiaretti dio lugar a la conferencia, la cual contó con la presencia de representantes del COE, el Ministerio de Salud de la Provincia, la Universidad Nacional de Córdoba, la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud, y la Sociedad Argentina de Infectología.

En términos generales, hay 401 localidades en la provincia que no presentaron casos, mientras que el último positivo fue de un caso importado. Como dato extra, la gran mayoría de los casos en la provincia son importados.

La provincia cuenta con 460 casos confirmados de Covid-19, que forman parte de la suma total de 16.198 infectados en todo el país. Uno de los datos aportados por Gabriela Barbás, secretaria de promoción y prevención de la salud, uno de los grandes aciertos de la Provincia y el COE fue el regreso de Córdoba a la fase 3, tras el brote de contagios en el Mercado Norte.

Tras la vuelta a la fase 3, la Ciudad de Córdoba redujo el número de contagios y luego pudo regresar a la fase 4. Por su parte, el Ro, medida que expresa la intensidad de los contagios, es relativamente baja, teniendo en cuenta la situación en Córdoba, comparada con otras provincias como Buenos Aires. El Ro empezó en 2, y ahora se encuentra por debajo del 1.

El ideal, explicó Barbás, es que el Ro se mantenga entre 0,5 y 0,7.

Tras la exposición de la secretaria, habló el Ministro de Salud Provincial, Diego Cardozo. Él comentó que se reacondicionaron los hospitales del Polo Sanitario de Córdoba, y se aumentó en un 120% la producción de camas. Por su parte, el Laboratorio Central duplicó su capacidad de respuesta y se estuvieron realizando testeos masivos.

Por el momento, dijo Cardozo, “la curva de Córdoba es descendente”. Durante los 18 operativos simultáneos, se llegaron a detectar y aislar a 61 casos.

El retroceso a la fase 3 fue decisivo. De acuerdo al ministro de salud provincial, si no se hubiese vuelto a la fase anterior, Córdoba hubiese pasado de 122 a más de 3900 casos positivos en tan solo seis días.

Córdoba, comentó el ministro, logró contener a la pandemia y evitar más contagios. Un acercamiento a la nueva normalidad se debe realizar de forma progresiva y programada. De no haber tenido algún tipo de plan para el regreso a la normalidad, Córdoba hubiese sufrido el retroceso a la fase 1, tal y como pasó en otros países sin políticas de salud claras e inclusivas.

Luego, habló Maureen Birmingham, representante de la Organización Panamericana de la Salud, quien reafirmó la idea de pensar en los testeos y la cuarentena como las únicas armas (que hay por el momento) para combatir el virus.

De acuerdo a la representante de la OPS, toda apertura descontrolada de las cuarentenas termina en disparos en los números de contagios y la destrucción de las arquitecturas de salud pública y privada, cuyas infraestructuras no podrán contener a todos los infectados.

La representante también explicó una serie de criterios, delineados por la OPS y la OMS para una reapertura paulatina de la cuarentena y la reactivación de la economía nacional y mundial. Los dos grandes pilares sobre los que se apoyan estos criterios son las políticas públicas y la solidaridad de la ciudadanía.

Una vez finalizada la exposición de la representante de la OPS, habló el Gobernador Juan Schiaretti, quien agradeció a la población de Córdoba por el cumplimiento de la cuarentena y los demás lineamientos expresados por el COE y los gobiernos Nacional y Provincial.

A su vez, elogió el trabajo del sistema de salud y sus trabajadores, tanto en sus ramas públicas como privadas.

Dado que por ahora el virus no tiene una cura, la actitud de los cordobeses ante la pandemia fue una de las claves para determinar el número de contagios actual con el que cuenta la provincia.

Por supuesto, dijo el Gobernador, el estado provincial no es ajeno a esta situación – el Gobierno Provincial tiene responsabilidades que la sociedad civil no tiene, y por eso, las políticas de salud son de extrema importancia. Schiaretti remarcó que “hemos controlado el brote, pero no la pandemia”.

El ingreso al invierno hace que la curva de contagios suba indudablemente. A eso se le suman la aparición de enfermedades respiratorias, complicando el proceso de diagnóstico, por lo que se hace aún más importante, expresó el Gobernador, que la ciudadanía afronte esta situación con la mayor de las responsabilidades, pero con la seguridad de saber que siempre va a tener a un estado presente al lado.