Alquiler

A partir del primer día de abril, el decreto que congela el precio de los alquileres y suspende los desalojos llega a su fin.

Con el vencimiento del decreto que congela el precio de los alquileres, los contratos podrán actualizarse.

Paralelamente, los inquilinos que acumulen deuda deberán negociar el pago de la misma en hasta 12 cuotas.

Caso contrario, las familias que no se apeguen a la normativa del decreto deberán enfrentar el juicio de desalojo.

Durante un año, casi al mismo tiempo que con la pandemia, se expidió el decreto que congelaba los alquileres y suspendía los desalojos.

Fue durante ese período que los propietarios se encontraron inhabilitados para aumentar los alquileres o desalojar inquilinos.

Para las familias con problemas habitacionales que surjan tras el vencimiento del decreto, el Gobierno instrumentó un protocolo.

Se trata de una serie de medidas asistenciales cuyo objetivo es preservar a las familias vulnerables.

Al respecto, las asociaciones de inquilinos agrupados piden la extensión del decreto.

La idea es evitar una crisis habitacional que vaticinan se producirá con la llegada de la segunda ola de contagios.

Sin embargo, el Gobierno reafirmó la idea de no prorrogar el vencimiento del decreto.

Así, los dueños de propiedades en alquiler podrán actualizar los precios y proceder al cobro de los meses adeudados en cuotas.

Además, la nueva Ley de Alquileres sancionada prevé que todas los contratos sean registrados ante la AFIP.