Durante la madrugada del lunes, la Policía de Córdoba y la Guardia Urbana Municipal (GUM) de Jesús María clausuraron una fiesta clandestina que tomó lugar en una casa particular.

La fiesta se estaba realizando en un hogar de la calle Intendente Céspedes, y la fuerza policial cerró el evento alrededor de las 3:30. El GUM se ocupó del operativo de desalojo y labrado de actas.

De acuerdo a representantes de la Departamental Colón, la dueña de la casa sabía de las restricciones a las reuniones sociales, pero aún así, decidió llevar a cabo la fiesta. En la misma participaron 35 personas.

Cordoba TeVe

Fiestas clandestinas, daños colaterales de la pandemia

Cabe destacar que este no fue el único operativo realizado en la provincia para desactivar fiestas clandestinas. La Unidad Fiscal de Emergencia Sanitaria (UFES) y la Dirección General de Investigaciones Criminales de la Policía de Córdoba llevaron a cabo una serie de investigaciones para identificar a los organizadores de dos eventos ilegales realizados en las zonas norte y sur de la Ciudad de Córdoba.

Luego de ser notificados, los organizadores deberán presentarse a declarar ante el Poder Judicial.

Adicionalmente, la Justicia finalizó las indagatorias e imputó a cuatro empresarios y un DJ, considerados como sujetos penalmente responsables de organizar una fiesta ilegal en Villa Warcalde.

Este operativo incluyó la clausura de “Pinar del Río”, un local de la zona, por parte de la Municipalidad.