Un grupo de familias de la localidad de Malagueño, Córdoba, se sumaron al proyecto de fabricación de ecoladrillos como una opción sustentable.

En el mundo entero se están desarrollando nuevas ideas para proteger el medio ambiente.

Una de esas grandes ideas tiene que ver con el rehuso de los materiales desechables que inundan los vertederos de basura.

Siguiendo en esa misma lógica, las familias de la localidad de Malagueño en Córdoba se sumaron a una iniciativa lanzada por el municipio.

Se trata de un proyecto que consiste en la construcción de ecoladrillos elaborados con envases PET.

El programa se llama “Yo Reciclo En Casa” y se enfoca en una manera práctica, económica y sustentable de preservar nuestro entorno.

Además, se promueven costrumbres adecuadas desde casa sobre el reciclado de los desechos plásticos.

La propuesta es simple y consiste en pocos y sencillos pasos:

  • Recolectar botellas plásticas de dos litros.
  • Enjuagarlas para eliminar restos de contenido.
  • Secarlas adecuadamente.
  • Llenarlas con otros residuos plásticos como pueden ser los envoltorios de fideos, arroz, galletitas, etc.

Una vez llena la botella, el ecoladrillo está listo para convertirse en futuro material de construcción.

Gracias a la ayuda del municipio, las familias pueden entregar los ecoladrillos a los recolectores.

Así, la construcción de los ladrillos significa ganancia en amplios sentidos.

El primero tiene que ver con la significativa reducción de basura dentro de los hogares.

Las familias fortalecen sus vínculos al enfocarse en proyectos comunes.

Además de bajar los costos, los ecoladrillos contribuyen también en la creación de construcciones amigables con el entorno.

Musgo