Familia

Los trabalenguas son una herramienta útil al momento de ejercitar habilidades comunicativas entre los pequeños del hogar.

Dado que suelen percibirse por los niños como una tarea tediosa, se recomiendan a los padres algunas estreategias.

Una que suele dar mejor resultado es usar estos juegos de palabras antes de que aparezca el habla.

Por ejemplo, cuando estamos alimentando al bebé, al momento del baño o cuando lo vestimos.

También se recomienda recitarlos de manera pausada y en un tono melodioso.

Al momento de dormir, puedes susurrar un trabalenguas mientras sigues la rutina nocturna.

Este tipo de ejercicios que incluyen trabalenguas son importantes ya que aportan rápidez y precisión en el habla.

Otra de las ventajas es que ayudan en la incorporación de vocabulario a la vez que estimulan la dicción.

Además, aprender trabalenguas también potencia la memoria de los chicos.

Trabalenguas

“Lado, ledo, lido, lodo, ludo,
decirlo al revés lo dudo.
Ludo, lodo, lido, ledo, lado,
¡Qué trabajo me ha costado!”

“La bruja piruja prepara un brebaje con cera de abejas,
dos dientes de ajo,
cuatro lentejas
y pelos de pura oveja”

“Erre con erre, guitarra;
erre con erre, carril:
rápido ruedan los carros,
rápido el ferrocarril.”

“Cuando cuentes cuentos
cuenta cuantos cuentos cuentas,
porque si no cuentas
cuantos cuentos cuentas
nunca sabrás cuántos cuentos sabes contar.”

Son tan sólo algunos ejemplos, en las redes puedes encontrar infinidad de ejemplos.

Algunos de ellos son más complejos, para ejercitar algunas palabras o destinados para edades escolares.