Policía de tránsito

La ciudad de Córdoba adhiere de manera parcial a la Ley Provincial de Tránsito al avanzar al aplicar la medida del carné por puntos.

La ciudad de Córdoba adherirá, después de 16 años, a la Ley Provincial de Tránsito. Lo hará conservando la autonomía, cuestión que se traduce en que no cede la potestad para controlar y labrar infracciones a Policía Caminera ni unifica el monto de sanciones por violaciones a las normas, por citar dos ejemplos.

Pero prepara el terreno para avanzar en criterios comunes, que no hagan que un conductor tenga que seguir un grupo de normas en la avenida Circunvalación (parte del ejido de la ciudad de Córdoba) y otra a pocas cuadras de allí, en cualquier acceso a un barrio capitalino.

Para Juan Carlos Carda, subsecretario de Movilidad Sustentable municipal, la intención es avanzar en la unificación de criterios y en poder sentar a la ciudad de Córdoba en la mesa de tránsito provincial, donde se discuten las acciones preventivas y los cambios en las políticas de gestión.

En concreto, uno de los temas sobre los que la adhesión tendría in primer impacto sería el de la unificación de datos del Registro Provincial de Accidentes de Tránsito (Repat), al que adhirió el municipio en 2012 pero nunca fue constante en la provisión de información. El Repat es el que interviene y da cuerpo al sistema provincial de carné por puntos, al que nunca adhirió la ciudad de Córdoba y ahora, una vez unificadas las bases de datos, podría sumarse. “Con una comunicación más fluida, mas orgánica y colaborativa nos sentaremos en la mesa provincial y esto va a ser parte de la discusión, la idea es tender al carné por puntos, unificado en toda la provincia”, anticipó Carda.

Donde no habrá unificación es en la emisión de licencias de conducir y en la señalética, dos temas en los que el municipio mantendrá su adhesión a la Ley Nacional de Tránsito, que contiene diferencias con la provincial.

El proyecto de adhesión, que será tratado hoy en la comisión de Servicios Públicos del Concejo Deliberante, contiene una expresa reserva de autonomía municipal.

“La adhesión dispuesta no afecta las competencias derivadas de la autonomía municipal de acuerdo a lo previsto en las ordenanzas que rigen en la materia”, dice el texto enviado por el Ejecutivo.

Carda enfatizó que este cambio no habilita a la Policía Caminera a hacer multas en la ciudad de Córdoba, ni introduce facultades de control y sanción, por caso, con cámaras. Ese tema está siendo estudiado, pero no tiene que ver con esta adhesión, sino con la posibilidad de compatibilizar funciones de las mil cámaras de seguridad ciudadana con las necesidades de la seguridad vial. Otro aspecto de compatibilización que se discutirá con la adhesión es el de la alcoholemia. Para la Provincia, es 0, mientras que en la ciudad de Córdoba aún es 0,4 miligramos en sangre. Un proyecto del viceintendente Daniel Passerini pretende llevarla a 0 en la ciudad. Sin embargo, esto aún no rige. La adhesión no cambia esto, pero si avanza en la misma dirección, admitió Carda.

Algo parecido ocurre con el uso de cinemómetros (radares para controlar velocidad): la ciudad de Córdoba usa equipos calibrados y bajo el paraguas de la Ley Nacional. Con esta adhesión se buscará compatibilizar los criterios para el uso de esta herramienta con la Caminera.

Desde la oposición el presidente del bloque de la UCR, Alfredo Sapp, celebró la iniciativa pero puso una advertencia. “Es saludable la compatibilización de legislación. En la anterior gestión se hizo esto con la Ley Nacional de Tránsito. Resta analizar con detenimiento si la normativa provincial altera el correcto funcionamiento de la ordenanza”, dijo.

Carné por puntos. Sería uno de los primeros aspectos sobre los que podría avanzar la ciudad de Córdoba en la adhesión a la Ley Provincial de Tránsito. Para eso, es clave mejorar la comunicación de datos al Registro Provincial de Antecedentes (Repat).

Fuente: lavoz.com.ar

Anuncio